La alta densidad de las ciudades requiere de la inversión en innovación tecnológica y el desarrollo de políticas públicas que agreguen capacidad a la gestión estatal, acerquen al ciudadano y reduzcan los costos de alta incidencia para los presupuestos municipales